Hoteles

¿Cuáles son las cosas que nunca debería hacer en un hotel?

Si bien la idea de los gestores hoteleros es hacer que el visitante se sienta como en casa, no debe olvidar que se trata de establecimientos en los que se comparte con otros huéspedes, por lo que demanda el cumplimiento de cueras normas, de las cuales pocas están escritas. ¿Quiere saber lo que debe o no hacer en un hotel? Descúbralo a continuación.

Lo que puede y no hacer en un hotel

Ser cautos y respetuosos tanto con el personal que labora, como con los demás huéspedes del hotel es la consigna que debe seguir para una estancia agradable y placentera. Esta es la razón por la que se enfatizan las reglas básicas y un par de consejos a considerar cuando se hospede en un hotel:

1.      Hacer ruido:

Un factor clave que altera la convivencia en un hotel es el ruido; televisión o música a excesivo volumen, gritos en los pasillos, taconeo en la habitación, conversaciones en tonos desmesurados, e incluso, sexo demasiado sonoro, pueden perturbar la tranquilidad del resto de huéspedes. Nada más irritante que despertarse a media noche o no poder conciliar el suelo por culpa de un vecino desconsiderado.

2.      Llevarse lo que le plazca al abandonar el hotel:

Aunque todos los elementos de la habitación  están ahí para ser utilizados durante su estancia – y  no se meterá por llevarse a casa productos de higiene, como gel de baño, jabones, cepillos, pasta de dientes, champús o loción de cuerpo – algunos objetos no son de cortesía; evite incluir en su maleta de regreso a casa, batas de baño, toallas, cubiertos y centros de mesa si no quiere pasar la vergüenza y el mal rato de ser acusado de ladrón.

3.      Bajar la guardia en higiene:

La limpieza es uno de los denominadores comunes que las personas priorizan al momento de escoger un lugar para hospedarse; entre las exigencias del huésped regular sobresale encontrar habitaciones, baños, espacios comunes, toallas y sabanas pulcros ignorando rincones adicionales en los que los gérmenes imperan.

Sea cauto, y preste especial atención en superficies más difíciles o es menos frecuente de limpiar ¿Cuáles? colchas, cortinas fundas de cojines y, sobre todo, sofás o sillas; del mismo modo, no pase por alto el potencial bacteriológico que el mando a distancia de la tele y el secador de pelo puede tener.

4.      Sucumbir a la tentación de echarle mano al minibar:

Por más tentativo que sea echar mano del minibar, no olvide que hacerlo puede suponer un gran desembolso de dinero, pues con apenas una gaseosa, tendrá suficiente para pagar el gusto y las ganas. Conviene adquirir todo en una tienda o supermercado y no intentar pasarse de listo consumiendo los productos para luego reponerlos, pues algunos hoteles dotan a los artículos de sensores que ante su manipulación, son cargados a la cuenta de forma automática.

5.      Ser maleducado y perder la compostura:

El decoro y la educación deben reinar en todo momento durante su estadía; en este sentido, deberá mostrarse amable con el personal del hotel y recordar que están ahí para cumplir un trabajo, no sus caprichos. Agradezca lo que hacen por usted y aunque la meta es que se sienta como en casa, ¡no es así! de manera que tendrá que cuidar su forma de vestir.

Asimismo, el personal de los hoteles de lujo suelen verificar que todo esté bien en las habitaciones a lo largo del día, así que si no quiere ser pillado desnudo en la ducha, cierre la puesta del baño y coloque el correspondiente cartelito de “no molestar” en la puerta para prever sobresaltos.

Comment here