Hoteles

¿Qué objetos llevarse de la habitación de un hotel sin convertirse en ladrón?

El pagar por una habitación con todo incluido no implica poder llevarse todo lo que le guste o entre en su equipaje. Si bien existe una serie de artículos destinados para que el huésped cargue a casa, otros le harán pasar una vergüenza – o en el peor de los casos meterse en problema – si son descubiertos en su maleta.

Lo que puede y no llevarse de una habitación de hotel

Si de enumerar los productos más robados en los hoteles se trata, las toallas y batas son los favoritos de los amigos de lo ajeno; sin embargo, es de sorprenderse la cantidad de objetos adicionales que conforman el listado pues incluso cortinas, lámparas, adornos, cubiertos, espejos y hasta secadores de pelo son considerados souvenirs por muchos huéspedes que deciden cargar con ellos.

De manera que aunque tenga deseos de llenar la maleta con alguno de ellos, considere la vergüenza de terminar detenido en el lobby frente a decenas de personas, o peor aún, dándole explicaciones a un juez.

Lo que puede ir a la maleta sin problema

La mayoría de los hoteles pone a disposición de visitante un conjunto de objetos que puede llevar cuando haga el check out. Entre los más comunes figuran productos de higiene – frasquitos de champú, acondicionador, loción o gel de baño – pues están incluidos en el coste de la habitación. Asimismo es posible llenar la maleta con el jabón, cepillo, peine y pasta de dental.

Pero no es únicamente artículos de aseo personal, algunos hospedajes incluyen  lápices, bolígrafos y blocs de notas que sus dueños timbran con el logo del hotel y les sirven de publicidad ambulante. De la misma manera son cortesía bombones, chocolates, caramelos, frutas o frutos secos dispuestos en la cama o en la estancia. Pese a que no recibirá una denuncia por meter en la maleta las bolsas de tela que suelen estar disponibles para el servicio interno de lavandería, conviene reprimir el arrebato cleptómano.

Lo que NO debe llevarse nunca:

Por más suave que se vea esa toalla o bata de baño, no insistas ¡No debe incluirla en su equipaje de vuelta a casa; la razón por la que se enfatiza en algo que todos saben, es que al parecer muchos pasajeros fingen amnesia respecto a este punto.

Esta es la razón por la que la mayoría de los hoteles moderno incorporan chips con los que rastrear este par de objetos, con lo que consiguen refrescarle la memoria a cualquier olvidadizo que los incluya en su maleta. Por lo que antes de hacerlo, siéntese y piense si merece la pena arriesgarse a ser detenido a un par de metros del hotel acusado de robarse una toalla.

Objetos adicionales que tampoco son regalos:

Exceptuando casos en los que le indiquen explícitamente que se trata de regalos, los libros disponibles en su habitación no deben ser parte de los recuerdos que lleva a casa; almohadas, planchas, mandos a distancia, perchas, secadores de pelo, lámparas o cualquier otro objeto que forme parte del mobiliario de la habitación ¡tiene que quedarse ahí!

Los “ni”

A diferencia de todos los antes mencionados, existen artículos que se encuentran en una especie de “territorio incierto” pues, en algunos casos pueden llevarse y en otros no. Para muestra están las zapatillas; si bien por lo general, forman parte de los elementos que el hotel le ofrece de regalo – o que forman parte del precio de la habitación – ciertos establecimientos aclaran que deben dejarse.

De la misma forma sucede con revistas, el agua, una botella de vino o champán sobre la mesita, y artículos del minibar que podrá beber o llevárselos, pero tendrá que pagar por ellos.

Comment here