Turismo

Florencia: un paraíso dentro de la Toscana

Italia es de esos países que cautiva desde que se pone el primer pie en su suelo, y pese a que la diversidad de alternativas dificulta la tarea de escoger un único destino, la recomendación de hoy es admirar la belleza y descubrir lo que esconde Florencia, un oasis de cultura y arte dentro de la Toscana.

La villa italiana que invita al disfrute

Algo tan simple como pasearse entre sus calles para degustar parte de su gastronomía o refrescarse con sus deliciosos helados es suficiente para que la esencia de Florencia penetre al punto de no querer irse más. También conocida como la “ciudad del arte”, es de esas locaciones italianas que incita a descubrir su historia gracias a los destacables monumentos que realzan en un ambiente urbano fascinante.

¿Qué ver y hacer en un paso por la villa?

  • Museo Arqueológico de Florencia: guarda objetos y restos arqueológicos que datan del siglo IX a.C. cuando la villa era una ciudad etrusca.
  • Basílica de San Miniato al Monte: representa la muestra de las hermosas edificaciones erigidas en el siglo XI, época en la que pasará a ser la capital de Toscana y viviera su máximo esplendor.
  • Catedral de Florencia: su construcción coincide con la llegada del Renacimiento, su impactante cúpula se le atribuye al artista Filippo Brunelleschi.
  • Casco histórico: envolviendo al visitante con su arquitectura y ambiente señorial, pudo sobrevivir a los destrozos de la Segunda Guerra Mundial y la crecida del rio Arno; desde 1982, este Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO reúne a florentinos y turistas en busca de los rincones especiales de la ciudad.
  • Catedral de Santa María de las Flores: la obra de arte se levanta en pleno centro de la villa para convertirse en uno de sus lugares más icónicos – no por nada es uno de los más fotografiados de la villa – entre sus peculiaridades está su duomo y su impactante fachada de mármol blanco, verde y rojo. No se pierda las mejores panorámicas de Florencia luego de subir sus 463 escalones y admirar las escenas del Juicio Final de Giorgio Vasari y Federico Zuccari.
  • Basílica de Santa Cruz: construida sobre las ruinas de una pequeña iglesia en 1294, hoy es la iglesia franciscana de mayor dimensión del mundo que impacta por su belleza renacentista, además de albergar en su interior pinturas de gran valor artístico y las tumbas de importantes protagonistas de la historia de Italia.
  • Plaza de Miguel Ángel: ofrece otra perspectiva de la ciudad en uno de los mejores miradores de la villa en el que un David en bronce, se encarga de dar la bienvenida al visitante.
  • Palacio Pitti: de estilo renacentista, lo que fue la antigua residencia de los gran-duques de la Toscana y del Rey de Italia alberga en la actualidad un complejo museístico que atraen al visitante que quiere perderse entre galerías y museos de distintas escuelas, piezas de orfebrerías, trajes de la época y os apartamentos reales.
  • Palazzo Vecchio o Palacio Viejo: sede del Museo dei Regazzi, expone en sus salones obras de renombrados artistas, entre ellos, Miguel Ángel, Bronzino y Giorgio Vasari.

Comment here