Turismo

Rímini, destino cargado de cultura en un marco de playa y sol

En plena Ribera romañola, le espera una hermosa villa ideal para escaparse de la rutina y disfrutar pasándola en genial, en cualquiera de sus playas bañadas por el impetuoso mar Adriático ¿Quiere conocer más de Rímini? acompáñenos en una visita virtual.

Lo mejor de Rímini en Emilia – Romaña

Si bien el país en forma de “bota” se caracteriza por su cultura e historia, es necesario adicionar su privilegiada posición geográficas, misma que le permite bañar sus costas con las aguas de diferentes mares dándole vida a nada menos que 7.458 kilómetros de litoral, cada uno más bonito que otro.

Entre tantos parajes, playas, golfos, bahías, acantilado e islas, Italia logra combinar  naturaleza, cultura e historia en una bonita villa conocida como Rímini. Déjese cautivar con lo que ofrece no solo en términos de entretenimiento y disfrute bajo el sol, sino con lo interesante de su casco antiguo adentrándose entre sus calles y descubrir el papel protagónico que tuvo en el pasado, el cual paso a ser patrimonio cultural de la nación italiana.

¿Qué le espera en Rímini?

¿Quiere entretenerse bajo el sol? lo conseguirá en cualquiera de sus espectaculares playas donde el mar Adriático baña blancas arenas; ahora si lo que busca es una experiencia más selectiva, hospédese en alguno de los hoteles de la villa en los que disfrutará en los “bañinos”, áreas muy bien equipadas, con restaurantes, chiringuitos, hamacas, animación, música y mucho por hacer.

Aunque la gran mayoría opina que lo especial de la Rímini se lo debe a sus espectaculares playas – no por nada es seleccionada entre los principales centros de veraneo de locales y foráneos – bastará con alquilar una bicicleta y pedalear por sus calles para descubrir toda la belleza y ritmo que esconde la ciudad.

Visitas imprescindible:

La primera invitación es a visitar borg de San Michelle, su barrio de pescadores y convivir con su gente, es de ellos que conocerá la esencia de la villa. Con el sol acariciando sus calles, es momento se continuar hacia su parte más histórica, un centro que alberga testimonios de gran interés del periodo romano y del Renacimiento.

La ruta comienza en la colonia que los romanos fundaran en el 268 a.C. y que desde hace años atrás, funciona como puerto y encrucijada de caminos; en esta zona emplazada en el medio de Rímini encontrará números monumentos, de los que no debe dejar de visitar:

El Puente de Tiberio:

En el 14 a.C. se comienza a construir esta obra que hoy representa uno de los iconos de la cuidad. Aunque fue bajo el mandato de Augusto que empezara su edificación, no es  sino en el de Tiberio que se concluye, de ahí el motivo de su nombre.

El Arco de Augusto:

Es el más antiguo que queda – su origen se remonta al 27 a.C. – erigido por orden del senado romano para rendirle tributo al emperador Augusto.

La Plaza de los Tres Mártires:

Este monumento del siglo XVI dedicado a Sant’Antonio da Padova actúa en la actualidad de centro neurálgico de la ciudad, de ahí que nunca está sola y la rodean numerosas tiendas, kioscos, bares y restaurantes.

El anfiteatro romano:

Si es de los afortunados, podrá disfrutar de algún espectáculo en los pocos vestigios que quedan de este lugar que durante el siglo II d.C. se utilizara para espectáculos de gladiadores.

Comment here